¿Qué tipos de mantenimiento preventivo existen?

El mantenimiento preventivo es una herramienta fundamental para asegurar el buen funcionamiento de cualquier empresa. Consiste en una  revisión continua de las máquinas, instalaciones y equipos, así como de los distintos espacios de trabajo, para evitar los posibles fallos y previniendo antes de que se produzcan.

El mantenimiento preventivo es importante en cualquier proceso de producción, cualquiera que sea el sector de actividad de la empresa.  El objetivo final de un buen mantenimiento preventivo es garantizar la producción en cualquier proceso industrial y mantener un correcto funcionamiento de los equipos. Todo ello con la ventaja de alargar la vida útil de las máquinas.

Entre las grandes ventajas que genera el mantenimiento preventivo están:

  • Evita averías costosas de reparar reduciendo los costes
  • Disminuye y evita pérdidas por paradas en la producción
  • Impide daños irreparables en las instalaciones
  • Aumenta la vida útil de las máquinas
  • Conserva y mantiene los equipos en buenas condiciones
  • Facilita el tener una documentación y los seguimientos de los mantenimientos necesarios para cada máquina
  • Previene y evita accidentes laborales, aumentando la seguridad para las personas que trabajan en las instalaciones

En definitiva, el mantenimiento preventivo mejora toda la calidad de la actividad industrial.

Mantenimiento Industrial

¿Qué es el mantenimiento preventivo y cómo hacerlo de manera eficaz?

Existen tres tipos de mantenimiento preventivo:
·       Mantenimiento programado, es aquel que se realiza tras un tiempo determinado, después de unos kilómetros u horas de funcionamiento.
·       Mantenimiento predictivo, es aquel que nos permite optimizar el mantenimiento preventivo adaptándose este a las condiciones reales de los equipos, mediante el uso de una serie de técnicas que permiten detectar fallos.  es aquel que se realiza tras un periodo estimado máximo de utilización o uso.
·       Parada de Mantenimiento oportunidad, es aquel en el que se aprovecha el periodo en el que el equipo no se está utilizando y así poder realizar el mantenimiento y evitar paradas en la producción.

Para conseguir un mantenimiento preventivo de calidad hay que partir de un plan de mantenimiento eficaz y utilizar las herramientas que nos faciliten la gestión diaria de los mismos. Para ello, es recomendable tener una visión a largo plazo y planear el mantenimiento con suficiente antelación, siempre teniendo en cuenta las características de cada industria.

Desde MP Productividad podemos ayudarte a gestionar un mantenimiento preventivo a la medida de tus instalaciones, para mejorar tu producción, la rentabilidad y eficacia de tu empresa.

Te ofrecemos la mejor solución para tu instalación, con un equipo de técnicos profesionales, cualificados y multidisciplinares, 24 horas los 365 días al año.